Un animal con calidad visual y confort ocular es una animal más feliz, y por lo tanto, vive más.
¿ Pueden las mascotas ciegas
vivir felices ?

 

Aunque la mayoría de las enfermedades oculares se pueden tratar exitosamente con medicación o cirugía, en algunos casos la visión se pierde irreversiblemente (como en Atrofia progresiva de retina o en Glaucoma). Ante estas situaciones, a menudo se pregunta a los veterinarios si un perro o un gato puede ser feliz siendo ciego. Y la respuesta es: ABSOLUTAMENTE SÍ.

Mientras que ciertamente hay algunas cosas que las mascotas no podrán hacer, la mayoría de las actividades que en verdad son importantes para ellos todavía están a su alcance. Los animales que pierden la visión gradualmente parecen adaptarse mejor que aquellos que lo hacen de forma repentina. Pero en ambos casos, veremos que con un poco de paciencia casi todos se terminan adaptando. Recordarán dónde está el agua y la comida y memorizarán la ubicación de los muebles de forma que se harán una especie de mapa mental. Incluso podrán llegar a jugar con juguetes e interaccionar con su familia humana o con otros animales de forma muy similar a como la hacían antes. En definitiva, una mascota ciega puede continuar ejerciendo su rol principal como “animal de compañía”.

Y esto es así no sólo por su desarrollada capacidad de supervivencia, sino por la habilidad de los perros y gatos para valerse eminentemente de sus otros sentidos, como el oído y el olfato, muchísimo más potentes y desarrollados que los nuestros. Por lo tanto hay que reconocer que aunque la visión es un sentido importante para estas mascotas, no es el principal, y su pérdida no representa una situación tan angustiosa y limitante para ellos como para una persona. Para nosotros, quedarse ciego implica una serie de incapacidades, como conducir o leer, que suponen una alarmante pérdida de independencia. Nuestras mascotas, sin embargo, ya son dependientes (felizmente) de nosotros tal y como está estructurada su vida en nuestra sociedad.

Por consiguiente, lo único que debemos hacer es seguir unas sencillas pautas, tomar ciertas precauciones y cultivar un poco la paciencia para hacerles la vida más fácil e igualmente feliz.

 

Cuidando de su mascota ciega

  • Evitar alteraciones en su entorno tales como cambio de mobiliario.
  • Enseñarle a pasear con arnés y correa de forma que pueda hacer ejercicio con seguridad.
  • Cercar una pequeña área de jardín o patio manteniendo el entorno constante.
  • Estimularle a usar los otros sentidos para compensar la pérdida visual.
  • Comprar juguetes que sean sonoros o con un olor reconocible fácilmente.
  • Hacerse con otra mascota a la que el animal pueda tomar como referencia y seguir por el olfato y oído, haciendo de lazarillo.
  • Estimularle a hacer ejercicio en una zona acotada o con correa, para evitar ganancia de peso.
  • No cambiar la ubicación del comedero o bebedero.
  • Protegerle de riesgos potenciales como piscina, tráfico de coches o balcones.
  • En caso de ceguera repentina, puede haber cambios de comportamiento bruscos como miedo, agresiones, depresión…. Intente evitarle situaciones de estrés o sobresalto a su mascota e informe y enseñe al resto de los miembros de la familia (niños especialmente) a respetar la nueva condición del animal.
  • "Procure no olvidarse nunca de la vulnerabilidad de su mascota ciega, aunque a veces se comporte con tanta naturalidad".

Volver arriba

Clínica Ocular Veterinaria
Dr. Clinio Díaz Delgado
C/ Daoiz, 3. Las Huesas - Telde - Gran Canaria
© Copyright 2008 - Desarrollado por IEKS